¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

viernes, 27 de abril de 2012

Aunque al final no me tenga la voz





Ahora sé porqué tengo las piernas
largas y torpes,
no era el suelo lo que debía pisar
sino el sinfín de tu nombre.
Y si tosía bosques o desgobiernos
en arrabales, de noche,
es que se me entretiene el pecho
con la cifra de su golpe
y deja hacer a la tos
lo que a ella le venga en gana.

Ahora sé porque guardo un libro
en la punta de una rama,
no es para leerlo nunca
sino para verlo caer
en lo sucio de mi despiste,
que dentro del mal elige
A la mala reputación
(más que a la mala conciencia),
y no hay mayor libertad
que el no saberse libre.

Ahora sé por tu boca
que la lluvia es imposible,
que todo lo que mengua a una nube
tarde o temprano sube
porque tiene que caer.
La permanencia subyuga
aunque nos hagamos los inconstantes.

Ahora sé que hay un ciego aturdido
bajo la luz de toda evidencia,
que hay un sólo instante en los ojos,
que hay un sónar en la duda,
que hay un orín en la rabia,
que hay un sótano en culpa,
que hay ranuras en los sitios
que te vuelven a parir sin cara.
Voy a enterrar ahora ese sitio
para no saber más nada,
que se lo cuente todo al barro,
que el ciclo del agua suba
a la nube toda esta carga,
y que llueva sin piedad locura
de tal forma que cordura se piense.
Que me vuelva a caer encima
lo que tenga otra vez que enterrar,
pues después iré a secarme
con la voz más convicta y oscura.

Ahora os sé, cabellos en la frecuencia,
os vivo como lombrices de sonido arrinconado,
que no era antojadiza esta tos,
es que sabía de ese mudo escenario
que una sombra siempre ensancha
en el fondo del camino.
Voy a toser como nunca
aunque al final no me tenga la voz
y si no, me tengo a las piedras,
pues a ellas no las silencia
ni el facsímil de la lluvia.

Voy a hacer de pie
lo que alivia al cuerpo el sepulcro,
voy a hurgar en el filo de una arista,
voy a romperle los tímpanos al barro
y a robarle el poder a la ceniza.

Seguiré cortando las horas
por vencerme a los pedazos,
aunque sé porqué cargo
mecha en los ojos,
para que me copule la pira del relámpago.










  Licencia de Creative Commons
Aunque al final no me tenga la voz by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...