¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

miércoles, 27 de junio de 2012

Urgencia negra













Cualquier día
voy a granular la sombra
para tragarla tropezando,
escucharé la horma del óxido
o noches en los círculos
mientras tanto.

Cualquier día no hallaré en mí
más que un reintegro,
el regreso de lo que por derecho
debe habitar la locura,
mientras tanto
cada molusco pegado
a una infinitud de roca
pronunciará
una certeza de piedra,
la de que aquella roca
es toda su pulpa.

Cualquier día el polvo
caerá en la forma prevista
del objeto al que circunda,
como un déjà vu reincidente,
un cabeceo espectral
o una enagua mortal
de sastrería,
cualquier día
se hará un quebranto
en la exactitud de lo corpóreo,
habrá una urgencia negra,
una negra urgencia,
nos daremos cuenta
de que la muerte
va expulsando sótanos
de otras vidas
sobre la nuestra,
trenzas de enigma
al borde de los cuerpos
como esperando beber
de nuestros miedos jugosos.

Cualquier día
la caída de los nombres
hará un estiércol aturdido
(por aplastado, por innombrable y por mudo),
mientras tanto
atiendo a las hormigas:
-un día mi nombre
irá unido a algo fornicable.


Cualquier día
todo el mar será un submarino
verde y perdido,
y los ojos
dejarán de ser monarquías,
cualquier día
nos calzaremos rocalla
y levantaremos la noche
hacia un cabezal
como abismos erectos.

Cualquier día
me desharé en azul
como un jabón
porque no basto,

mientras tanto

yo sé de un abanico
de fríos relámpagos
descalabrándose contra el papel.











*Fotografía: mi Olivetti.






Licencia de Creative Commons
La emocion indomable by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 13 de junio de 2012

Nadie me lleva











¿De donde le viene
a las hormigas
ese acuchillar con hojas
las estrellas?

Y ese mendigar
de leche
que las olas
tienden a la orilla
¿de dónde les urge?

Pasa,
inflama la barriga,
miente,
vacila
que respira
y luego se desmaya.
¿Acaso vive
de la gota
la tragedia?

Hay un algo
que se nutre
del instante
de las formas,
una conjuración
acaudalada
que mi muerte
siempre me adelanta
porque…
¿y esas rebanadas
cuando cortan
en pie
los caballos
el aire?
¿a dónde van
si las oigo alejarse
como aros
salvajemente disconformes?


Y a un borbotón
de peces finos
y metálicos
¿de dónde les ajusta
movimiento
su prisa
para que el tiempo
les tenga frío?
Chispas de lluvia
escarbando
la ópera del agua.

Las rosas
se muerden sus labios,
murmuraciones
de sexos apretados
y caras mudas
finalmente
cuando caen deshechas.
¿Quién las gozará
de tal forma
para que caigan
como una lenta
sinfonía
a su amputación?

Hay algo
que me detiene
en sus costados,
que no nombro
porque…
algo pasa de mi mano
a la tuya
para que el aire
no resista.
Las hormigas lo saben,
y las olas,
y las gotas,
los caballos y los peces
y las rosas violadas,
por ello nadie
me lleva al bosque
y del agua
sólo toco el fondo,
pero yo
todo lo pueblo de fantasmas.



*La fotografía es del álbum familiar, pertenece a la embarcación de pesca de mis abuelos, llamada La Gabriela. 










Licencia de Creative Commons
La emocion indomable by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

martes, 5 de junio de 2012

El Mirador







Existe
una ópera rubia:
chilla la seda
dentro de la oruga,
náusea sepulturera.

Existe
una llaga en los rayos:
sótanos de hilo
escarbado,
forceps arrugados,
capilares agotados
que caéis como despojos blancos
deshuesando la luz.
Hay un manierismo espectral
en el aire.

Existe
un rincón triturado
donde siempre cae el ser,
la rapiña de la fe.

Existen fauces expresas
como logias heladas,
haciéndose pasar
por establos de piñones
o cavernas burguesas
llenas de perlas prolongadas.

Existe un pulmón
en el trance de los canteros,
en él recibe la piedra
aire y sangre,
pecho,
una metralla de empeños
(digo que existe
una carcoma de nombres
para perforar
la gloria de un Sólo Nombre).


Existen escaleras
que sólo son perpetuas
cuando no pretenden nada
y se extravían
por no alcanzar su infinitud
o su grandeza.
Esas son las inextricables,
las indecibles,
a las que pertenezco muda.

Existe una desnudez
con celosías
y afuera vive una penumbra
por intentar mañana
todavía,
existe un día
que me acristalaron la carne
y las arterias
dejando los ojos para nunca
y darle un mirador a los perdidos.




*La imagen pertenece a la obra "Dawn" de Odd Nerdrum





Licencia de Creative Commons
La emocion indomable by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...