¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

domingo, 22 de mayo de 2011

Rapsodia Africana






      Un cardumen de escuálidas crisálidas, un racimo de balas oxidadas agrupa grupa para fingir más carne. Los niños tienen hambre.

     
      Una espuela líquida nace témpano al contacto con el émbolo, un espasmo de saliva liga miga al caer al monolito de nómada barriga, gónada de glabro barro o de arcilla. Las mujeres preparan la comida urdiendo con baba y vara la vasija.

     
      Unos frisos resbaladizos, lisos, abortan en anzuelo de pañuelo, un magma graso de ocaso, una azabache mucosa, oleosa, afloja el nudo del blasón con secreción o brillo de unión. Las mujeres sudan sus mentales pañales con las frentes fulgentes al sol.

     
      Una majada excretada apuñalada al vapor de los tempos indica que derrochado el hedor mordedor deviene en adobe que robe de lanza al cazador; esta proclama reclama al escultor, el de los templos de olor, el de hediondo y hondo adoquine que de la sed libe al aljibe para fundar el hogar del calor. Los obreros alfareros preparan ungüento para orlar los cimientos de las casas del poblado.

     
      Una rama de mojama reclama que se abra la bisagra de la magra, asada, calcinada, mientras su sepulturera espera que aquel que la venera le devuelva el estertor con maltrecho pecho acechado, chamuscado de dolor. Una criatura supura, agoniza y se eterniza blandiendo un brazo hacia la mama disecada de su madre.

    
      Unos grumos de lata que mata enmohecida, esgrimida con terrones saltones que titilan sus esquirlas como espejos al reflejo de la vela que vuela son el lastre de arrastre de una manada de cada ovada siendo esquela de oscura travesura que es locura de cordura. Los púberes del poblado fabrican cacharros con barro y metales letales.

     
      Un manojo cojo de agujas que se estrujan con ambos fardos de dedos maderos, austeros de buscar el lunar, la acupuntura de la cultura, de la cata inmadura que escapa a la llanura. Los hombres del poblado repliegan andanzas agachando lanzas tras un día fracasado de caza.

     
      Unos cárnicos tiranos habituales organizan rituales, tales que una eunuca punzada se presagia en todas las casadas ajadas que se apilan y vigilan para servir sementales panales o afilan sus males en comunión, se acerca el tajo y en connivencia el badajo que cumplirá la decencia de la opresión. Las ninfas vaginales entregan su vaina a la ablación.

     
      Unas alas ralas de vencejo a pellejo al tiempo que penden de los viejos se venden al entorno a partir del torno del contorno que se arruga para urdir la fuga de la piel de papel que ruge y cruje hacia el último memento de cada momento, hacia la postrimería de esta entropía, de esta casquería rústica y fatídica que desvaría de insuficiencia de músculo, glándula, cálculo, fécula, carne en las varillas, papiros de rodillas, ombligos que se astillan, maquetas de chuletas sobre un fondo de arcilla, calcos de pliegue que clonarán su despliegue una y otra vez… Los ancianos del poblado acicalan sus huecos y recovecos con trapos, harapos y huesos para completar el osario o este glosario.



     
      …Para fingir más carne, con baba y vara la vasija, sudan sus mentales pañales, derrochado el hedor mordedor con maltrecho pecho acechado, chamuscado de dolor, son el lastre de arrastre, la acupuntura de la cultura, para servir sementales panales hacia el último memento de cada momento…


Un cardumen de escuálidas crisálidas,
Una espuela líquida,
Unos frisos resbaladizos, lisos
Una majada excretada, apuñalada,
Una rama de mojama,
Unos grumos de lata,
Un manojo cojo de agujas,
Unos cárnicos tiranos habituales,
Unas alas de vencejo a pellejo,
La acupuntura de la cultura.






Imagen perteneciente a cosecha propia, Dibujo nº 1 de la serie "Sociedades Amorfas" (tinta sobre papel)






Licencia de Creative Commons
Rapsodia Africana by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

31 comentarios:

  1. La ablación debería ser motivo más que suficiente para derrocar gobiernos y enviar cascos azules.
    Hay culturas que merecen ser erradicadas.
    Y me da igual que tengan siglos de antigüedad o que profane sentimientos religiosos.
    A quienes practican la ablación hay que encarcelarlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. una fotografía poética de una realidad de un mundo que puede ser observado de manera excecrable o aceptarla sin más. Te leo y puede visulaizar la realidad de una comunidad de personas que tienen un rito que tiene la extirpación o mutilación de una parte de uno. Muy interesante el tema y muy poética tu entrada plena de imágenes increíbles y visualizarlas a través de tus palabras,
    besos

    ResponderEliminar
  3. He sentido a Lorca merodeando en el vientre del poema, y, como he dicho en otra parte, prefiero darme aire con el abanico de las emociones y sólo observar –complacido- cómo se coagulan en palabras: la espuela líquida, los frisos lisos y el cardumen de crisálidas. Hoy me quedo contando en el manojo cojo las agujas de la acupuntura de la cultura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ufffffffffffff,que duro el tema que tratas,pero real y palpable.tus textos siempre impregnados de grandes verdades.
    Perfecto.
    Mil besos,mi Gabriela.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, es de no creer, aunque sabemos que sea cierto. Vaya tela que tiene el tema. Los has escrito de forma magistral. Más allá de la denuncia clara sobre un aspecto humano tan aborrecible, tu forma de decirlo es literariamente exquisito. Es un placer leerte, sea el que sea el tema que tocas. ¡Siempre!
    Un abrazo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela¡
    Que lastima lo que les hacen,verdad?
    Que bien lo has escrito.Besos y pon la foto entera,carajo¡¡¡ que eres más guapa...

    ResponderEliminar
  7. Siempre escribes con tu pluma de oro, querida amiga, es un placer visitar tu rincón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Mi niña, hace rato que estoy aquí en tu casa, pero entre que hago los quehaceres y estoy en línea, voy bastante despacito. Y tengo que ir buscando los significados de las palabras que no sé, pues son muchas las palabras que desconozco. Me leo con tu entrada y tan pronto lo haga, te comento. Te quiero mucho. Andri

    ResponderEliminar
  9. Un millón de gracias por tu bello comentario,mi dulce Gabriela.
    Mi sonrisa interior te lo agradece.
    Smuacksssssssssssssss

    ResponderEliminar
  10. Miseria en la carne, miseria en el alma.
    Miseria de tradiciones.
    Miseria de sub-culturas.
    La miseria engendra miseria.
    Sonoras palabras las tuyas para describir tanta miseria.

    Un abrazo
    Mercedes

    PD- No he entendido bien ¿el dibujo es tuyo?

    ResponderEliminar
  11. Esta parte me pegó en el centro del cabezón que tengo:"hacia la postrimería de esta entropía" No me indigno, porque de tanto indignarme, entro en un vacío insignificante que no hace más que sumarse a eso, a la indignación que no resuelve nada; sólo la acción y un ataque directo a la ignorancia con campañas de educación, podría cambiar un poco algunas costumbres desgraciadas que desgracian la vida de las ninfas vaginales. Las que ya han pasado por eso ("las viejas"), no querrán que la nuevas no lo experimenten (estoy segura que por egoísmo, porque yo pasé por eso, tú también...maldita sea, asco me da de verdad). Si me pongo a meditar en esto, se me calentarán los humos y hará que me sienta con un mal sabor de boca que no resolverá nada. En esto soy radical, o fría del todo y caliente que me logro maltratar a mí misma por ver este mundo perfecto, que nunca lo será. Sin embargo, la lucha, cualquier esfuerzo es necesario...creo que como se puede se va haciendo. Tú el tuyo con este granito de arena en arte, dejando encendida la llama del recuerdo de algo que no debería suceder.

    Mi querida y Gabriela, te abrazo y te beso con muchísimo cariño y feliz de haberte encontrado en este camino.

    ResponderEliminar
  12. Observo el dibujo y me veo a mí, como sacudiendo la cabeza y por ello multiplicándome. Me gustan los labios y los pómulos de la mujer del dibujo. ¿Es una mujer o es un hombre mujer o una mujer hombre?, que no un transexual con tratamiento hormonal, ni uno típico, es decir, de esos que sienten lo del otro sexo o sienten y adoptan sus atuendos y comportamientos, no.

    Ay Dios, ya empiezo a conectarme con esa parte de mí que empieza a pensar cosas raras, que me gustan mucho, claro, porque a veces pienso que soy la única uniquita que piensa estas vainas.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta multiplicarme, me gusta ser un terremoto en la escala más alta si se puede. Tal vez me gusto mucho jajajajjajajaa.

    ResponderEliminar
  14. Si oyeras cuando me río como una bruja. Enseñé a mis sobrinas a reírse así. Pero me gusta más hacerlo de noche. Aquí se cree en las brujas. Yo creo que de pequeña una me halaba los pies. Yo sentía algo y cuando miraba a ver si veía algo, no había nada.

    ¿Sabes? Cuando pequeña me hacía pipí en la cama. Llegué a los 5 años y me hacía pipí, no todos los día, pero algunas veces me meaba. Ay, los reproches que me daba mi madre, aunque a veces no me reprochaba, creo que por falta de tiempo.

    Besotes.

    Suficiente por hoy, que me desbordo y pa eso tengo mi rinconcito. Para mearme a gustito, jijiji.

    ResponderEliminar
  15. Ay, collons, espero que no te moleste el yo, aquí en mi paisito se usa mucho el hablar así, y dominicana soy bien dominicana. Cuando no soy dominicana, pues no.

    ResponderEliminar
  16. ¿Dije que me iba? Pues ya me voy, que si no, pues haré este espacio mío, Dios mío y tengo que dejar espacio para los demás, que nadie tiene la culpa de que me multiplique.

    Más besos, me hacías falta y por eso estoy aquí cobrádomelas todas juntas.

    ResponderEliminar
  17. Ecléctica e intensa, como es habitual, aunque soberbia.

    ResponderEliminar
  18. Parece que has querido jugar bastante con la aliteración. Volveré. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Agradezco vuetros comentarios.
    La verdad es que cuando en España no cesa el discurso postelectoral, recuentos, pactos de gobierno, quien ha perdido escaños y quien no, quien los mantiene, si este partido o el otro perdió su feudo en tal Comunidad, etc... a una sólo le vienen a la cabeza estas imágenes que golpean con fuerza, sin piedad,...
    Y sí, Toro Salvaje, la ablación debería llamarse aberración, date cuenta que quitándo la "e" y la doble erre y poniendo en su lugar una ele tenemos la palabra.
    El dibujo es mío, Mercedes, barajé la posibilidad de poner imágenes pero no fui capaz, muy duras, en mi texto hay crudeza pero no hay rostros sin embargo en las imágenes, esas personitas... Entonces decidí publicar uno de los dibjos de la serie "Sociedades Amorfas" que, precísamente, es una crítica a "la cultura" o "tradiciones" de algunas culturas y también a la desidia global de los gobiernos por ayudar de una vez por todas a que las personas, sean del país que sean, vivan con dignidad, aunque sé que hay mucho voluntariado que hace grandes cosas.
    Y sí, Andri, son hombres-mujeres o mujeres-hombres que se simbiotizan unos con los otros.

    Un abrazo muy fuerte a todos.

    ResponderEliminar
  20. Vale, sí, claro que vale tu esfuerzo al decirnos como se rompe el cristal de los sueños ante la realidad cruda, sangrante y demasiado duradera.
    Saludos fraternales

    ResponderEliminar
  21. Gabriela, mi Gabriela...

    Todavía siento los pelos de punta. Tocas un tema no por menos doloroso...siento que más bien angustioso. Pero, como siempre de manera magistral.

    Creete que necesito recuperar el aliento...

    Mi princesa, te quiero. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Gabriela me has hecho estremecer, no dejo de templar sintiendo tus palabras y estoy a miles de kilómetros de distancia, no me quiero imaginar vivir bajo esa crueldad

    Mil besos

    ResponderEliminar
  23. Excelente este rap surrealista en prosa poética: la emoción indómita que encauza las palabras que nos hablan desde fuera y desde dentro.

    ResponderEliminar
  24. Una madre pretende haber obtenido algo para comer, y sus supurantes hijos la ven maravillados de poder si quiera pensar en llevarse bocado a su disecado estomago, mas la madre no obtuvo nada, solo una piedra que servira de anzuelo para que sus raquiticos hijos la vean preparar la comida mientras ella eterniza el ritual de cocinar.

    Asi, los pequeños lentamente dejaran de blandir sus brazos hasta caer en los de Morfeo, y la madre habra sorteado un dia mas sin comida, agonizando en rezos para que el dia de mañana la caza le brinde frutos a su casa.


    Panorama surrealista no?, lastimosamente, mucho mas realista que la vida misma.

    Me gusta tu arte, Gabriela, un dia te organizas una exposicion de dibujos o algo asi jeje, besotes!

    ResponderEliminar
  25. TE ABRAZO Y TE BESO MUCHO, SI ME DEJAS, CLARO. QUE TE QUIERO.

    Yo

    ResponderEliminar
  26. Gabriela, tú has llegado a mi vida para revolucionarla, no soy yo la llama, la llama eres tú y creo que no te das cuenta, me atribuyes a mí lo que tú tienes. Te envidio. Me gustas mucho, Gabriela, como la persona y la escritora que eres, que no se piense otra cosa. No olvidaré el primer día que viniste. Ha sido un encanto desde el primer momento, pero fui despacio, pues no te equivocas al decir que soy impetuosa. Voy con fuerza, me gusta así.

    Un abrazo con toda mi alma para ti.

    ResponderEliminar
  27. Pero qué sonoridad...
    Saludos.

    Raúl
    El alma difusa.

    ResponderEliminar
  28. Un escrito crudo, fuerte y verdadero
    El dibujo, magistral...
    Me encanta leerte, no había venido antes, porque estaba en problemas con blogger %%%%%
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola!
    Y despues ¿Que?
    Esparcidos, sangrantes, colores de idealismo.
    De uno y otro, fue la brutal y esquiva caricatura.
    de arriba a bajo, se reconocian casi los unos, y los otros, colores, solo colores...

    Salud.
    J.M. Ojeda

    ResponderEliminar
  30. ¡Y pensar que la aliteración puede resultar tan molesta en un texto inexperto!
    Puedo imaginarme el trabajo de construcción, pero no me imagino qué pueda venir después... tal vez una sola palabra que contenga el universo.
    Veremos...
    Un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  31. Me postro ante la descripción despiadada de metáfora, aliteración o aberración/ablación que has marcado. Arcadas son las que expresan que en el ánimo magmas de indignación profanan nuestra postura contemplativa. Maravillosamente macabro, culturalmente maravilloso. Me postro otra vez. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...