¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

domingo, 17 de marzo de 2013

La Lágrima de lo Infinito



































Licencia de Creative Commons
La emocion indomable by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

10 comentarios:

  1. Bella, no me queda sino el asombro. Qué buen trabajo para este laberinto minotáurico humano. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Dentro del cerebro masculino unido siempre está el laberinto femenino. Complemento perfecto, unidad de fuerzas, siempre será por y para entender la palabra creación...
    Un abrazo Gabriela, tu talento es asombroso.

    ResponderEliminar
  3. Wau wau wau... Enohrabuena y sinceras felicitaciones por este trabajazo, por esta obra de arte.
    Es maravilloso. Transmite mucho... hace viajar, es bello estéticamente...

    Waah... genial.

    Un abrazo asombrado!

    ResponderEliminar
  4. Gabriela, que maravilla de paisajes sin velos.
    Que preciosidad de tu fotografía que guapa estas.
    En mi blog tienes el prólogo y la portada de mi Ensayo de Metafísica que sale esta Primavera al mercado literario.
    Un abrazo redondo y tierno

    ResponderEliminar
  5. Ya he comentado en el cara de libro, pero aquí me surge una duda relativa al hombre que desciende del torbellino de ninfas: ¿será lo masculino la eterna lágrima de o femenino, su pérdida o su conciencia de falta? ¿Será la separatidad inefable? Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Gabriela por este gran trabajo, enorme trabajo. Trato de deleitarme y sumergirme, cuando puedo y tengo fuerzas para ello (me ocurre siempre al contemplar un cuadro). Pienso en el ingente derroche de energía para la realización de obras como esta. Solo decirte que agradezco además la resolución de la imagen (no todos ceden sus fotografías).

    Y si tuviese que marcar un impresión de esta obra, aunque reductible de diría que el lienzo absorbe al espectador y además continuamente y no cesa de mostrar ese lugar como resto que viene a ocupar un espectador, un hombre, una mujer, un sujeto. Quién atraviesa ese lugar y el cómo de ese lugar en el tiempo. Cómo y cuando la disposición de los elementos que componen el mundo es la agonía de atravesarlo (no recuerdo la cita).
    Contiene lo plástico de la enajenación en múltiples formas de abordar nuestro deseo, nos rodea, envuelve, atrapa, atenaza; Incorpora como resto en primer término, como descolgado (me gustaría), padres, madres, niños, ancianos, todo el estar fuera, exiliado y estar siendo tragados, todos al mismo tiempo.

    Merece la pena detenerse, Gabriela, me ha encantado, de verdad.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. Una maravilla de trabajos , son muy originales.
    La lágrima de lo infinito, sigue lloviendo en la tierra, la mulle y gime en penas y alegrías.Es un laberinto que tiene una única salida «El amor»
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Una obra espectacular, tienes un talento especial y transmites sensaciones.
    Un laberinto femenino al que el hombre le cuesta atravesar... ?
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Te felicito, Gabriela, por esa expresión plástica. Vorágine, vórtice, vinculación (cuantas uves iniciales) Puede verse como laberinto, pero también como tejido. Acaso como renacimiento. No hago más que darle vueltas. Muchas gracias, porque además del significado abierto que nos haces percibir tiene una calidad de dibujo soberana.

    Salud y un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...