¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

jueves, 4 de abril de 2013

Una carta enviada al cuerpo






Querido y firmante cuerpo:

Es ya tarde,
no has venido,
llevo un vestido como el lenguaje
del borde de los pájaros
y los huesos de mis ojos
van a salir
delgadamente
(ya sabes que también me salen
como las patas de los pájaros).


Es muy tarde,
cientos de imperios
de sigilo amarillo
vienen a invitarme a sus venas,
quiero decir
que se me junta con la luz
el poco peso que me celebra

y todos mis lugares restados de ti
chocan cayendo
como bombillas extasiadas
o calabozos de viento
o esos escalofríos de nácar
que sufre la historia de la sombra.

Querido y abajo firmante,
cuerpo,
es demasiado tarde
y me falto y te faltas
y te estoy esperando
que ya me saltan a beber
las estrellas
de esperarte tanto.

 No quiero moverte como a una utopía,
como a una creencia rara
devuelta por alguna acrobacia mía
de esas que hacen los rizos
recién cortados

quiero decir
cuerpo mío
que a veces me pregunto
si existe el cuerpo,
te calculo no sé
con qué sistema de esperanza.

Creo que mi apariencia es
porque te ocurro mientras tú
te tienes que habitar
conmigo adentro,
como a un invernadero de sangre
que idénticamente le brotan
rubíes y mandrágoras.

Pero ah cuerpo mío
eres irrebatible cuando yo te sitúo.

He enhebrado
tu vida de cuerpo
hasta el fondo de un tambor
que ningún hombre ha visto,
hasta el fondo de un poder
que nadie ha empezado
ni ha descrito,
hasta el fondo de un sol desgarrado
como un dolor de animal
inconcebible a nuestro sufrimiento,
de un sol astillado de estrellas,
quiero decir irisado
de comerse con sus ojos

entonces cuerpo mío
sucede
nos despeñamos en este vestido
despreocupadamente hermoso
boquiabiertos uno del otro.

Querido cuerpo mío,
es ya tarde,
llevo un vestido como el lenguaje
del borde de los pájaros

ven
corporízame como yo te almo.















Licencia de Creative Commons
La emocion indomable by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

15 comentarios:

  1. Entre tu cuerpo, tu rostro y el poema has parido la antología del vuelo en esos pájaros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ufff,qué maravilla de poema donde das "cuerpo" a una simbiosis ancestral de la que a veces obviamos la importancia de pertenecernos mutuamente.
    Creo que has cosido el tejido corpóreo al alma y viceversa de una manera magistralmente bella.
    Mi aplauso y admiración sinceras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Destrozas las teorías de los viejos filósofos con la tierna crueldad de una niña adorable.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Clarice Lispector, y cuando terminé de leerte algo de ella sentí en tu escrito. Eres increíblemente talentosa Gabriela, escribes con el alma y con el almo de las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Parece que entrei no mundo mágico da poesia.
    Lindo o blog e vou seguir.
    Vivi
    http://esquecimedeviver.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  6. Excelente post Gabriela, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar este espacio. Te invito a visitarme en:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  7. que alguien venga y le guste una foto mía es algo encomiable. Sin embargo, si la persona a quien le gustó mi imagen es capaz de tensar el vocabulario hasta sentirlo como un blanco sudario resbalando por los cristales...eso ya son palabras mayores. Un beso grande, celebro sus versos, su léxico sináptico que me hace intuir sus gestos ingobernables...y esa dulce caricia de haber dicho que le gusta mi imagen inextricable.

    ResponderEliminar
  8. "Almar" el cuerpo para "corporeizar" el alma es toda una declaración de principios (o de finales), querida Gabriela. ¿Cuál de las dos substancias, alma o cuerpo, gobierna sobre la otra? ¿El cuerpo como utopía, como no lugar del alma? ¿O el alma como utopía del cuerpo? ¿Quién contiene qué? ¿Qué contiene a quién? Calcular con una esperanza sistematizada puede ser una forma de aproximarse a la hiperonimia de la existencia, pero, seguro, el cálculo nos lleva a la certeza de la duda.
    Un bonito regalo, una vez más, el de tu presencia lírica en un mundo que ha hecho de la épica la excusa para llorar en silencio.
    Un abrazo poético desde mis limbos, que también son los tuyos.

    ResponderEliminar
  9. Exelente poema..!! Me encanto...!! Me he quedado por aca para seguirte...Un calido saludo.. :)

    ResponderEliminar
  10. Poema que nos conduce a otro cuerpo menos inasible para el alma.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...