¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨BLOG DE LITERATURA Y ARTES PLÁSTICAS

lunes, 25 de octubre de 2010

El Árbol de la Vida

EL ÁRBOL DE LA VIDA

Es el discurso
de un árbol de ciudad,
su sombra entumecida
palpita bajo un banco.

Las hojas, grises,
rancias de rocío,
apelmazadas
por el yermo desencanto
de los hombres.
Sus vidas
son tan simples
como la tierra
en manos de cualquiera.

Empuñan palomas unas ramas,
invadiendo con las hojas
Se distraen otras ramas.

Quijotesco vagabundo
que hermosea su pasado
con saeta de profano,
como el canto del gallo,
una mueca vislumbra
del árbol.
Las alas de sus ojos
de urbe,
consumidos de buscar
de la vigilia
el verbo,
cual secreto
de confesión,
se posaron para siempre,
mas nunca emprendieron el vuelo.

Despojos de papel,
que del árbol viniste
para ser hoy su verdugo,
oscilan en la sombra
de la exangüe copa,
o aletean
en perpetuo adiós
a su amo.

El amante o el niño
despojaron
del íntimo fulgor
al tronco;
el amante irrumpió
con su vano deseo
abortando el nombre
de su anhelo
y el niño,
de afán principesco,
enarbolando al árbol
su gesto,
un humano corazón
hendió en su cuerpo
enajenado ya por la tierra:
madre fue ayer,
es hoy reyerta.

Y unos brotes encogidos
que verdean,
reafirman con franqueza
el incesante génesis
de la existencia,
aquel que el hombre adultera
a imagen y semejanza
de sus retos corrompidos.
Mientras tanto
el tumulto de allá fuera,
exaltado de muerte y de poder,
protegiendo su estirpe
a costa del mañana.

El árbol de la vida.








Licencia de Creative Commons
El Árbol de la Vida by Gabriela Amorós Seller is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

1 comentario:

  1. Algún dia recitaré tus poesias,espero que escribas una a mi medida,eres un sol de hija y no sólo por eso.Te quiero.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...